Blog

Colaboremos: cuando la moda y el patrimonio se unen

Elisa Damiani

Por

19 Nov 2013

Cómo muchos ya sabéis últimamente hemos  hablado de Colaboración, tanto nos gusta el tema que fue el leitmotiv de la III Conferencia de Marketing de las Artes, pero nos gusta mucho más ver que a raíz de la conferencia han salido nuevos programas de colaboración, inspirados en parte de las jornadas.

Hablamos del proyecto Patrimonio para jóvenes, un proyecto que ya seguíamos atentamente en las redes y en su blog, y que gracias a la conferencia pudimos conocer más a fondo – e incluso pudimos ponerle cara- ya que Pilar acudió a la conferencia.

Antes de contaros la nueva línea colaborativa de Patrimonio para jóvenes, vamos a hablaros un poco del proyecto en sí que arrancó en mayo del 2012 cuando Pilar “detuvo” a 12 adolescentes para llevárselas a un museo, el Museo Wurth en La Rioja elegido por sus contenidos y también por contar con unos guías perfectos, con una promesa: Os lo vais a pasar bien. La experiencia fue un éxito, las 12 jóvenes disfrutaron de su visita e incluso se prestaron a alguna más. En Diciembre de 2012 se ponía en marcha el blog, una forma de dar más difusión al proyecto en sí y contarle a los jóvenes que para ellos también existe una forma divertida de conocer el patrimonio histórico-cultural español.

Con la idea de divertir enseñando el patrimonio el proyecto de Pilar se abre cada día a nuevas posibilidades, desde organizar concursos a colaborar con acciones tan interesantes como Arte para involucrarte.

Creemos que el post de la propia Pilar explica muy bien qué es Arte para involucrArte y todo el proceso de creación, por eso hemos decidido replicarlo en nuestro blog –con permiso de la autora por supuesto 🙂

ARTE PARA INVOLUCRARTE; UNA REFLEXIÓN SOBRE EL PATRIMONIO CULTURAL Y UNA COLABORACIÓN

¿Que ha sido esto de “Arte para involucrArte? Vamos por partes.

¿Donde nació la idea? En Madrid, en la III Conferencia Anual del Marketing de las Artes de Asimétrica allí hubo ponencias centradas en el tema de la colaboración, sobre todo en el campo de las artes escénicas, pero también en relación con las artes plásticas. Todo lo que escuchaba lo tenía que reducir en escala a un proyecto tan sencillo como es este de patrimonio para jóvenes. Pero caí en la cuenta de muchas cosas y una de ellas era esta; Me estaba centrando demasiado en la preparación de actividades sin haber pensado bien en la difusión del proyecto. No quiero alargarme sobre esto, y otros asuntos que podría tratar pero vaya desde aquí mi agradecimiento por lo que me han enseñado a todo el equipo de Asimétrica y gracias a Robert Muro y a Raúl Ramos por haberme admitido en  este evento.

¿Cómo y con quien podía colaborar? ¿Quien podía estar interesado en colaborar conmigo?

Pensé en la Catedral del Pamplona, el Hotel Palacio de Guendulain  y en  Tribecauna tienda de moda y complementos del barrio de Ermitagaña de Pamplona. ¿Por qué la Catedral, Hotel Palacio de Guendulain y Tribeca?

La Catedral porque es la “primera del Camino” como Pamplona, en el Camino de Santiago. Eso, además de su claustro, la hace especial. Además, no solo conserva su uso y función de culto católico sino que se ha esforzado en difundir el patrimonio cultural en un sentido mas amplio por ejemplo a través de la casa del campanero y la subida al campanario y por supuesto, la gran exposición Occidens.

El  Hotel Palacio de Guendulain porque es un ejemplo de la alta hostelería en Navarra y si bien no está en la lista de hoteles en la que piensa un estudiante, es bueno hacer ver y valorar su restauración exquisita y su uso actual. Queda  prácticamente al lado de otras casas principales de mayorazgo que han corrido otra suerte. Me permitía proponer una reflexión .

Tribeca porque es un ejemplo de pequeño comercio que ofrece un producto de calidad, con profesionalidad por parte de su dueña y , como pequeño comercio, sin margen para una campaña publicitaria.

A Tribeca le ofrecí un escaparate muy especial para sus bolsos

A la Catedral y al Palacio de Guendulain les pedí permiso para acceder con mi grupo a parte de sus interiores.; durante la visita, las niñas en lugar de sus bolsos llevaban los de Tribeca. En twitter @pilarmce he dejado algunas fotos del día. Atención, en twitter a un precioso banco de madera en el Palacio de Guendulain. Posar con bolsos, también era una manera de mostrar la catedral y el hotel.Nos pusimos todos manos a la obra;Joyce Baptista se ofreció a hacer las fotos.

Subimos al campanario y allí disfrutamos de las vistas y reflexionamos sobre el patrimonio cultural, que va mas allá del arte. ¿Para qué se restuara un campanario? ¿Por qué se ha mantenido la casa del campanero y se puede visitar? Hicimos también una distinción entre el ámbito estrictamente sacro, el destinado al culto y a la liturgia  y los ámbitos que además de mantener su función, podían servir para otras cosas; El campanario estaba siendo el escenario para mostrar unos bolsos. En la entrada, el propio movimiento que tuvimos, llamaba la atención sobre otros turistas.La colaboración funcionaba.

En el claustro, también nos preguntamos sobre su uso y función, lo comparamos con algún otro visto recientemente y hablamos sobre la exposición Occidens su publicidad y las razones por las cuales la habían visitado, o no.

Todo esto, mientras se continuaba con la sesión de fotos.

La segunda parte de la visita, era una observación y reflexión sobre las casas señoriales de Pamplona, su historia y su uso actual. El hotel palacio de Guendulain fue el marco para siguiente sesión de fotos. La lluvia no nos permitió muchas fotos en exteriores porque se dañaban los bolsos pero alguna pudimos hacer. Mas fotos como he dicho arriba en twitter, y por supuesto en las RRSS de todas “las modelos”.

Este paseo entre la catedral y las calles Zapatería y San Antón, y la plaza del Consejo, nos sirvió para observar mejor los detalles de la ciudad en la que vivimos, conocer su historia y pensar sobre los distintos usos a los que han llegado los palacios o dicho mas exactamente, “las casas principales de mayorazgo”. Para sorpresa de muchas, vimos que esto mas que con la historia del arte, tenía que ver con la historia del derecho. En la calle Mayor, está otra espectacular portada, la del palacio Ezpelet.

Una visita muy divertida, dinámica y en la que la colaboración entre entes tan diversos como una catedral, una tienda, un hotel , unas estudianes y este proyecto de patrimonio para jóvenes nos hizo divertirnos a todos y dar a conocer un poco mas lo que ofrecemos cada uno. Gracias a todos y sobre todo al personal de la catedral que nos atendió con extraordinaria amabilidad y generosidad de tiempo. Gracias al gerente, a Maitane y a todas las personas que nos ayudasteis.Gracias a la dirección del Palacio de Guendulain que nos permitió entrar y disfrutar de alfombras, muebles y carruajes. El cristal que protege los carruajes nos hacía reflejos y no fueron fáciles las fotos junto a ellos.  Hasta pronto y creo que dentro de poco publicaré mas sobre Arte para involucrArte porque me anuncian desde Palencia ¡que colaboran!

Esperemos que os haya gustado esta experiencia de colaboración. Podéis consultar el post original y ver las fotos, en el blog de Patrimonio para jóvenes, también puedes seguir a su autora a través de su cuenta en twitter @pilarmce

Deja tu comentario

Acepto la política de protección de datos de ASIMÉTRICA