Blog

Crowdsourcing, encontrar soluciones innovadoras a través del trabajo colectivo.

Asimetrica

Por

29 Oct 2010

Últimamente venimos observando el tremendo impacto que las redes sociales están teniendo en prácticamente todos los ámbitos. En el campo profesional, el “clamor” de muchos de los seguidores de marcas o empresas ha provocado que sus responsables se vean avocados a modificar o incluso retirar algunos proyectos. Mediante sus opiniones, ideas o sugerencias los usuarios están colaborando activamente en la creación, diseño y desarrollo de iniciativas de organizaciones y empresas de muy diversa índole, desde el cambio de un logotipo hasta la definición misma de un nuevo producto, por ejemplo.

En esta línea, se ha desarrollado el concepto de crowdsourcing como metodología por la que multitud de personas contribuyen con sus ideas, experiencias, opiniones y trabajo a encontrar la mejor solución a una cuestión. Algunos expertos lo han asociado a la idea del “comodín del público” como representación de que la opinión mayoritaria de un público heterogéneo puede llevar a la respuesta correcta.

Aunque la idea como tal no es nueva, sí lo es el medio en el que ahora se desarrolla y la capacidad multiplicadora de posibles soluciones y propuestas que ofrece Internet.

Quizá los mejores campos para el crowdsourcing sean el diseño, el marketing y la publicidad. Plataformas de diseñadores como Guerra Creativa (http://es.guerra-creativa.com/) o Awardesigns (http://www.awardesigns.com/ ) reciben encargos que se plantean como concursos de ideas con un “premio”, que es lo que el solicitante del trabajo está dispuesto a pagar.

Pero también otros muchos ámbitos de actividad están utilizando esta metodología. Desde Wikipedia, que puede considerarse el modelo de crowdsourcing de código abierto más conocido, hasta iniciativas como Innocentive (http://www2.innocentive.com/ ) donde empresas tan diversas  como Boeing, Procter&Gamble o SAP buscan soluciones a sus problemas de forma masiva. Estos problemas son publicados como “desafíos” para que sean solucionados por voluntarios que se ofrezcan para ello. A aquellos que aporten la mejor solución para el problema se les da un premio que puede oscilar entre 10.000 y 100.000 dólares.

Muchas actividades que se desarrollan en la industria cultural pueden también beneficiarse de esta metodología. Por ejemplo, podrían buscarse propuestas y soluciones innovadoras al diseño arquitectónico de un espacio cultural, al diseño de los soportes de comunicación y publicidad de una exposición, al diseño de la escenografía de un espectáculo…

Si bien es cierto que tiene detractores, el crowdsourcing parece estar destinado a ser una de las formas más populares de creación de conocimiento, porque ¿quién no utilizaría el “comodín del público” para jugar sobre seguro?

Post por Raúl Ramos

Deja tu comentario

Acepto la política de protección de datos de ASIMÉTRICA