Blog

El precio, una parte del “viaje del usuario”

Robert Muro

Por

10 Jun 2013

Factores como la crisis, la reducción de ayudas públicas o las subidas de impuestos al consumo cultural influyen nítidamente sobre la política de precios. A menudo, la tendencia en momentos en los que los ingresos se resienten es a establecer estrategias de reducción y de ofertas económicas, que en muchos casos pasan a ser concebidas como elemento principal de captación de espectadores y usuarios. El problema es que en buena parte de las ocasiones las organizaciones desaprovechan la oportunidad de emplear otras muchas herramientas que incrementen el consumo y la satisfacción de sus públicos.

Hace unas semanas, una noticia informaba de que todos los sectores del cine en España se estaban poniendo de acuerdo para reducir los precios. De hecho el titular hablaba de “rebajas”. Ocasionalmente, una reducción no bien explicada puede producir la sensación de oportunismo y generar la duda de si con anterioridad los precios eran “caros”.

Pero es más importante en la noticia la ausencia de cualquier otro elemento ajeno al precio como medida de retención de espectadores y de acercamiento de nuevos públicos. Los cines, los espacios de exhibición pública, muestran cómo el sector debe atender y poner en primer plano lo que llamamos experiencia del usuario. Si para conseguir la lealtad el usuario debe sentirse tratado con cuidado y afecto por la organización, y sentir que su satisfacción es un objetivo clave para ella, el cine debe recorrer todavía un largo camino en este sentido.

El concepto de valores añadidos en el disfrute del encuentro cultural; de goce en todos los tramos del viaje del usuario; de experiencia memorable para el espectador…, choca con la realidad que transmite una política por parte de los cines que concibe al espectador casi exclusivamente como una fuente de ingresos, que cobra un precio desmesurado por palomitas y refrescos, y que expulsa por la puerta de atrás a sus públicos.

Debbie Richards, en su artículo “El precio Justo”, publicado en Conectando Audiencias, destacaba la relevancia de la política de precios. Con ella las organizaciones pueden atender a la diversidad de sus públicos y establecer estrategias adecuadas de captación y de lealtad. Pero debe ir acompañada por otras numerosas medidas que aporten valor y disfrute al consumo cultural, que hagan del “viaje del usuario” una experiencia memorable.

Noticia informaba de que todos los sectores del cine en España se estaban poniendo de acuerdo para reducir los precios

El cine debe recorrer todavía un largo camino en este sentido.

Deja tu comentario

Acepto la política de protección de datos de ASIMÉTRICA