Blog

Impulsando una cultura más sostenible

Marta García-Haro

Por

13 Dic 2017

 

Hoy en día, resulta ineludible hablar de desarrollo sostenible (un concepto que va mucho más allá de la sostenibilidad ambiental) en cualquiera de los ámbitos en los que nos movamos. La nueva cultura de la sostenibilidad lo impregna todo y esto es así porque realmente no hay otro camino.

En 2015 confluyeron dos hitos globales que marcaron el inicio de esta nueva era: la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible, donde se adoptaron la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y la Conferencia sobre Cambio Climático en París (COP21). Ambos fueron acuerdos decisivos para definir una hoja de ruta mundial que asegurase un futuro de prosperidad para todas las personas, pero también para el planeta que habitamos. Dos años después de aquellos momentos históricos, debemos reflexionar sobre qué estamos haciendo, a nivel individual y colectivo, para lograr los objetivos en 2030.

Las soluciones técnicas ya existen, entonces, ¿por qué no se produce el gran cambio? ¿acaso no debería producirse una transformación social y cultural que replantee el mismo modo en que vivimos? Si este fuera el caso, ¿puede el sector cultural aportar algo al debate y a la búsqueda de soluciones?

Hace algunos meses, celebramos en La Casa Encendida las primeras jornadas “Sostenibilidad e instituciones culturales”, impulsadas por la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS), precisamente, para debatir cuál sería la contribución del sector cultural al desarrollo sostenible y lograr una sociedad más justa, más próspera y más respetuosa con el medio ambiente. ¿Qué tiene que ver esto con la gestión cultural, los artistas o las industrias creativas? Sin duda, los artistas, las instituciones culturales y sus profesionales tienen un papel muy importante que jugar. Los museos, los teatros, los cines o las salas de conciertos, son espacios donde se habla de los temas actuales y de las cuestiones más cruciales y urgentes, a través del prisma del arte. Todos estamos interpelados a actuar. Todos podemos hacer algo para tener un impacto positivo en el desarrollo sostenible. Hablaremos de ello en la segunda edición de las jornadas que se celebran en Valencia los días 25 y 26 de enero de 2018.

En el próximo número de Conectando Audiencias hemos querido ahondar sobre esa extraña pareja que conforman el binomio arte y desarrollo sostenible. Podemos constatar que cada vez más agentes y centros culturales se abren a tratar la temática e incorporan en su programación los desafíos globales que enfrenta la Humanidad como la crisis ecológica, las migraciones o las desigualdades.

En este primer monográfico “Arte y Sostenibilidad”, expertos nacionales e internacionales como Alison Tickell (Julie’s Bicycle), Gloria Benedikt (IIASA) o Lucía Vázquez, nos contarán cómo pueden el arte y los artistas apoyar la transición hacia ese necesario cambio sistémico. Pero no sólo los creadores tienen un papel que jugar, también los gestores culturales y responsables de centros (teatros, centros de exposiciones, festivales, etc.) deben emprender un cambio hacia una gestión cultural más sostenible. En este sentido, dos artículos de la revista, a cargo de Fernando Muñoz (Smart & Green Design) o Cristina González Gabarda, abordarán cuál es el impacto ambiental de los equipamientos culturales y cómo puede reducirse, ofreciendo casos inspiradores y herramientas prácticas para “iniciarse” en la medición.

También hemos reunido a tres gestores culturales que trabajan con enfoques alineados con la sostenibilidad: Elisenda Poch (Centro Cultural de Cultura Contemporánea), Jacobo Pallarés (Red internacional de artes escénicas IETM) y Blanca de la Torre (comisaria de arte), para que nos cuenten qué les ha llevado a abordar estos temas y cómo intentan hacer una gestión cultural más sostenible en su día a día. Y para ir más allá de las experiencias europeas, Elisa Hernández de Pablo (Creative Climate Leadership) ha invitado a otros tres agentes culturales de Colombia, Indonesia y Zimbawe, quienes nos han dado su visión de otros puntos del planeta.

Los agentes culturales están deseando activarse y contribuir a hacer este mundo mejor, pero el desafío es inmenso y aún falta información y herramientas. Esta publicación pretende empezar a rellenar esas lagunas y poner su granito de arena.

Sin desarrollo sostenible, no hay futuro. Esto implica repensar nuestra manera de vivir en este mundo, significa replantearnos cómo hacemos las cosas y aceptar nuestra responsabilidad hacia las generaciones venideras. No es difícil convencer de ello a la gente de la cultura cuando lo que está en juego es nuestra supervivencia. Sin duda, es un reto complejo, pero no imposible.

Marta García Haro, directora de proyecto de la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS) y miembro del programa Creative Climate Leadership.

Deja tu comentario

Acepto la política de protección de datos de ASIMÉTRICA