Blog

La importancia de creación de marca para la Artes Escénicas

Dolores Lobillo

Por

13 jun 2013

Cuando hablo de marca en ciertos ambientes relacionados con las Artes Escénicas siempre hay quien se echa las manos a la cabeza y me acusa de capitalista y cosas parecidas. Luego, cuando le explico porqué para mi es tan importante la creación de marca suelen convencerse y me piden que si es así no le llame marca porque evoco al demonio. Podemos llamarle como queramos pero la marca es un factor muy importante también en las organizaciones que se dedican a las Artes Escénicas sobre todo con el panorama que tenemos delante ya que está demostrado que si tienes una buena marca eres percibido como de mayor calidad por los demás y la calidad asociada a otros factores vende entradas y crea público que es lo que todos queremos. ¿O no?

Podríamos decir que la marca es la huella que dejamos en los demás, lo que los demás recuerdan de nosotros cuando ya no estamos, la impresión que tienen los otros sobre nosotros. Dejar huella es inevitable, es un proceso natural que ocurre en el mismo momento en que conocemos a alguien o alguien nos conoce a través de cualquier medio. Pero ese proceso insconsciente que se produce sí es controlable. Sí podemos controlar lo que emitimos a los demás para que se hagan la idea de nosotros que nos interese más hasta cierto punto claro, ya que siempre habrá un porcentaje de esa impresión que quedará siempre en manos de la otra persona.

No se trata de engañar, sino de guiar al otro hasta nuestra casa. Para ello es fundamental tener un producto de calidad, ser sinceros y transparentes. Además, requiere constancia de estas cualidades ya que una buena marca puede venirse abajo en un segundo tras un movimiento mal dado.

Cuando hablo de marca me estoy refiriendo a la generación de confianza. El objetivo final es que confíen en nosotros, que nos tengan en uno de sus anillos más cercanos, que seamos recurrentes, que estemos en el imaginario cultural y escénico, en este caso, de las personas que son a la postre nuestros clientes, nuestros espectadores, pero que gracias a la marca pueden convertirse en algo más que eso. La clave está en la generación de comunidad en torno a nosotros, en facilitar que las personas que nos interesan se acerquen a nuestra casa y se sientan a gusto, y mañana vuelvan con amigos. No olvidemos que el disfrute de las Artes Escénicas tienen mucho de social, de identidad, de pertenencia a la comunidad, y con ello no estoy diciendo que todo el trabajo de generación de marca deba trasladarse a las redes sociales. La marca la creamos en Facebook, pero también cuando contestamos un correo electrónico, cuando cogemos el teléfono, cuando atendemos a alguien en la taquilla de nuestro teatro, cuando le entregamos un programa de mano, cuando creamos un espectáculo e incluso cuando el espectador entra en el baño de nuestra sala de conciertos. La imagen de marca requiere así de un producto y un servicio de calidad, cuidado y mimado al máximo. No se trata de suerte, es trabajo. Tampoco se construye de un día a otro, ni aunque dispusiéramos de mucho presupuesto para ello. Es algo que se construye cada día, poco a poco y con la implicación de todo el equipo humano en ello.

En ocasiones, y sobre todo en este campo donde no tenemos mercancía física que vender, la marca puede convertirse en el mayor activo de nuestras organizaciones y sin embargo es algo no tangible, no podemos plasmarla en una hoja Excel. Pero sí podremos percibir su importancia en ciertas ocasiones. Imaginemos que decidimos realizar una campaña de crowdfunding para sacar adelante uno de nuestros proyectos. Está claro que una organización que tenga a su alrededor a una comunidad potente, es decir, una marca potente, que a la gente le suene, con la que muchas personas se sientan identificadas, tendrá muchas más posibilidades de tener éxito que otra que no disponga de estos recursos intangibles.

Pero las Artes Escénicas tienen un problema: la falta de estructuras estables. Los profesionales, en la mayor parte de los casos se adscriben a proyectos concretos, muchas compañías no sobreviven a muchos espectáculos seguidos. Me estoy refiriendo a las Artes Escénicas de andar por casa, no a grandes compañías, públicas en su mayor parte o privadas pero con gran trayectoria. Precisamente a estas es a las que hay que mirar, estas son las que se han mantenido estables, son las que tienen marca, las que las personas que van al teatro mencionan, las recuerdan. ¿Por qué? Porque hace veinte años que están trabajando, consciente o inconscientemente, bajo una marca de éxito.

Y tú, ¿trabajas tu marca?

Este post es una colaboración de Dolores Lobillo, gestora cultural freelance especialista en diseño, producción y difusión de proyectos culturales especialmente en ámbito de las Artes Escénicas y el Patrimonio. Este post, y otros muchos, también lo encontrarás en el blog de Dolores.

2 Comentarios en “La importancia de creación de marca para la Artes Escénicas”

  1. Cultura y redes sociales en la A92 says:

    […] Este post fue publicado originalmente en Asimétrica. […]

  2. Waldo says:

    Estupendo artículo.

    Una clara visión de la carrera de fondo que es crear una buena marca.

Deja tu comentario

*

Acepto la política de protección de datos de ASIMÉTRICA