Blog

Los museos accesibles

Diego Romón

Por

09 Oct 2013

Los museos y las instituciones culturales, como entes de divulgación y transmisión del conocimiento, adquieren su sentido sólo en el momento en el que conectan con el visitante. Ya no (sólo) cumplen esa función para la que fueron erigidos en la Ilustración del XVIII y XIX, como centros destinados a investigadores y eruditos. Los datos están ahí: en España, 2 de cada 3 personas o no visitan nunca un museo o lo hacen menos de una vez al año. Eso por no referirme al dato de que los visitantes entre 15 y 24 años ha descendido un 15% en el último año.

Ponencia_Diego_RomonEs evidente que los museos se esfuerzan en atraer visitantes, en publicitar sus exposiciones, los más innovadores incluso combinan actividades de distinto corte, pero en todos ellos subyace la misma idea: competir con otros museos, arañar visitantes. Si los museos ya no son espacios de investigación sino de divulgación, está claro que constituyen una alternativa de ocio y entretenimiento más a las que se enfrenta un visitante a la hora de rellenar su (escaso) tiempo libre; por tanto es necesario que la segmentación, la comunicación, el discurso y la oferta deben tamizarse desde ese prisma. La ciencia del marketing lo viene demostrando desde hace décadas: tú no te posicionas, te posicionan los demás. Los museos NO son lo que dicen ser, sino lo que la sociedad y el público les dice que son.

La tecnología puede ayudar:

Una de las grandes aportaciones de la tecnología es sin duda su capacidad multiplicadora para comunicar, y su escalabilidad en términos de coste: decir más, y a menos coste. Fenómenos como la economía, el entretenimiento o los conflictos en cualquier parte del mundo ya dan fiel cuenta de que esto es una realidad.

La cultura y sus formas de expresión y divulgación deben jugar un papel activo. En nuestro caso, Miramusei, estamos implantando una metodología divulgativa, testada ya en España, en México, en unas de las ruinas arqueológicas más visitadas del país. La clave pasa por entender que tipo de funcionalidad busca un visitante en un museo o en una institución difusora de contenidos culturales.

Los usuarios de una App en un museo son usuarios globales. En primer lugar, porque probablemente provengan de distintas partes del mundo. En segundo lugar, porque los contenidos muchas veces también son globales (exposiciones de distintas épocas, culturas, autores, etc). Por último, porque la pedagogía y la apertura de nuevos escenarios de colaboración y participación son también una forma de progreso que se apoya en la tecnología y que ya forma parte de los mecanismos de desarrollo cognitivo de las personas. Ya no resulta extraño pagar la compra con un dispositivo móvil, consultar un vuelo, las estrellas, las horas de spinning o visitar un museo.

Diego Romón estará presente como ponente de la Conferencia de Marketing de las Artes 2013 en la sección de “Experiencias Destacadas”, donde hablará del reto de llevar un museo a un dispositivo móvil. ¡No te lo pierdas!

Deja tu comentario

Acepto la política de protección de datos de ASIMÉTRICA