Blog

Óperas y auditorios ¿Cuestión de precio?

Raúl Ramos

Por

16 Mar 2012

El pasado 13 de marzo Daniel Verdú publicaba un artículo preguntándose si eran demasiado caras las entradas de la ópera y la música clásica. Ofrecía varios ejemplos de cómo, para evitar que las butacas quedaran vacías, varios teatros y auditorios se estaban replanteando los precios para adaptarlos a la nueva situación. Al final, como expone Debbie Richards en la revista digital de Asimétrica, Conectando Audiencias, la pregunta clave es:  ¿cuál es el precio justo?

Richards señala la necesidad de crear diferentes categorías de precio que se puedan adaptar a cada tipo de audiencia, teniendo en cuenta que no todo consiste en bajar los precios sino que en determinados momentos puede interesar subirlos.

Al establecer estrategias de marketing hay que valorar que las bajadas de precio suelen influir negativamente en el valor percibido del producto por parte de los usuarios. Si algo cuesta poco, se tiende a otorgarle poco valor y si algo cuesta más, se da por sentado que la calidad es mayor. Por lo tanto, antes de bajar los precios sería interesante buscar maneras de aportar un valor añadido al producto que se está ofreciendo, que permita atraer a más audiencia sin tener que bajar el precio de la entrada. Como explica Carol Jones en su caso práctico en el centro cultural Chapter, la respuesta no consiste en bajar los precios, sino en crear una relación con el público que haga que se sienta cómodo con la relación calidad precio que se ofrece.

Si se quiere apostar por la sostenibilidad de las organizaciones culturales, habrá que tener en cuenta no solo el producto artístico que se ofrece, sino como dice Robert Muro, superar las “resistencias a considerar en un plano de relevancia similar los procesos creativos con los de gestión, entre los que el marketing y la comunicación y la atención a los usuarios están en primer plano”.

Post por Raúl Ramos

Deja tu comentario

Acepto la política de protección de datos de ASIMÉTRICA