Blog

¿Público Virtual Vs Público Presencial? Noooooo! PV + PP

Robert Muro

Por

12 Ago 2014

Universe of SoundLa irrupción de la tecnología en la vida cotidiana de las personas está teniendo una trascendencia cuya profundidad estamos probablemente lejos todavía de poder medir. Una influencia que altera el modo en el que las personas se comunican entre sí y con las “cosas”, y que está presente de un modo transversal en cualquier actividad que acometen. Una especie de “segunda piel” que no se deja a la entrada del museo, del auditorio o del teatro. En definitiva, el cambio de paradigma digital tiene un revolucionario impacto en la forma en que los públicos se relacionan con el arte. En este sentido, recuerdo a menudo la experiencia que Alice Walton relató a los asistentes a la Conferencia de Marketing de Las Artes de 2013, en su ponencia “Universe of sound: llevando al público al corazón de una orquesta”. Un doble juego de hacer vivir una experiencia a través de medios digitales, como motor generador de nuevos públicos.

Uno de los cambios producidos por el impacto del paradigma digital es el nacimiento del público virtual, aquel que disfruta del arte o/y de alguno de sus nuevos derivados digitales, sin estar presente en el mismo espacio o momento en que se produce. El público virtual es aquel que no se acerca físicamente a la organización –teatro, museo, festival, concierto, representación…- y que sin embargo toma parte de sus actividades a través de la red. Un público que puede ser el tradicional, que añade a su relación con el arte en vivo un consumo digital muy especializado a través de internet (imaginemos lo que para los amantes de la ópera puede ser su transmisión avanzada y llena de matices a través de la tv); puede ser, también, público que se acerca por primera vez al arte a través de la red porque ése es su modelo nativo de relación, la tecnología; o puede ser, sencillamente, público que tiene dificultades para acceder en directo a los contenidos que desea, ya sea por precio, distancia, accesibilidad o comodidad.

Five-Minute-Theatre-National-Theatre-ScotlandEntre el público tradicional, presencial, y el virtual, hay toda una serie -multitud- de vías de comunicación, de ida y vuelta que las organizaciones deben explorar y desarrollar para ampliar ambos universos complementarios y que se alimentan mutuamente. Son numerosísimos los ejemplos de actividades concebidas para públicos virtuales, como el Teatro Alla Scala, de Milan, la Lyric Opera, de Kansas, la Orquesta Filarmónica, de Berlín, la Opera de Vancouver, o el Metropolitan Opera de Nueva York, por mencionar algunos casos. O el caso del Teatro Nacional de Escocia y su programa de creación y emisión de piezas teatrales en internet. Y en nuestro país el Teatro Real a través de su “Palco digital”. Actividades que enriquecen la oferta y la acercan a nuevos públicos.

Lo verdaderamente relevante para las organizaciones artísticas y culturales, para todas ellas, es que en su estrategia y en el desarrollo de sus contenidos adquiera relevancia, tiempo y dedicación, la atención a los públicos no presenciales y a la creación de contenidos ad hoc. Tanto por la necesaria atención al desarrollo de las audiencias, todas ellas, como por su notable contribución a la sostenibilidad económica de las organizaciones.

El reto –de inmensas posibilidades- es hacer convivir a los públicos tradicionales con los virtuales, generando oferta para ampliar y ensanchar el ámbito de cada uno de ellos.  En la IV Conferencia de Marketing de Las Artes, el norteamericano Alan Brown, director de WolfBrown, abordará este tema.

Hoy, ya no son solo las organizaciones artísticas las que deciden cómo se relacionan los públicos con ellas, por eso deben ofrecer y garantizar que cada persona deseosa de entrar en contacto con el arte, puede hacerlo con los medios que elija. Organizaciones generadoras de contenidos, claro, pero también de vías de disfrute, de caminos de goce. Presenciales o no.

Deja tu comentario

Acepto la política de protección de datos de ASIMÉTRICA