Blog

Qué aporta Asimétrica a la relación Marketing vs. Cultura

Raúl Ramos

Por

20 Mar 2013

Post Raul 1Una vez me preguntaron si no era una contradicción eso del marketing con las artes. “Si el marketing lo que intenta es vender y los propósitos de las artes, en cierta medida, van más allá de la pura venta comercial ¿No ve cierta contradicción entre el marketing y las artes? Se trataba de una entrevista en directo para la radio a propósito de la Conferencia Anual de Marketing que hacemos todos los años en octubre en Madrid. La pregunta era la primera de la entrevista.

Recuerdo que tras una pausa más larga de la que el periodista hubiera deseado, le respondí que para Asimétrica, el marketing cultural es la disciplina que estudia permanentemente los cambios en el comportamiento del publico de las artes y la cultura. No la que vende entradas a un público desconocido para cumplir unos objetivos comerciales para un evento o actividad concreta.

Saber escuchar a las organizaciones, al público y colaborar con el entorno es nuestra forma de hacer marketing cultural. Conectar la cultura, la misión y los valores de las organizaciones culturales con los cambios en el entorno nuestra principal dedicación. Nos encanta el público de la cultura. Nos sorprende y nos revela datos y tendencias que están conectadas al resto de la vida. Nos gusta estudiarlo y saber cómo ayudar a las organizaciones culturales a llegar a él con la propuesta adecuada en el momento preciso.

Las organizaciones a las que servimos con formación y consultoría buscan principalmente 4 cosas:

  1. Mejorar su posicionamiento de marca para distintos públicos en distintos canales.
  2. Comprender, captar y/o fidelizar público, profundizando en las relaciones que mantienen con sus usuarios actuales y potenciales, particularmente con los jóvenes, cada vez más segmentados y difíciles de alcanzar, y particularmente por los canales digitales.
  3. Establecer mecanismos efectivos para su sostenibilidad, captar fondos  y establecer nuevas oportunidades de negocio.
  4. Ser más eficientes en sus comunicaciones y poder medir periódicamente lo que hacen.

Para que las organizaciones puedan ofrecer a cada usuario en cada momento la mejor experiencia posible, siempre consideramos las formas de identificar a su público, de obtener información (descriptiva, comportamiento, actitudinal) de los tipos de usuarios al que nos dirigimos. Y siempre consideramos el “viaje completo del usuario”, antes, durante y después de su visita.

Esto implica pensar de antemano en todos los puntos de contacto del usuario con la marca/organización antes, durante y después de su visita, revisar los métodos de trabajo entre departamentos o áreas dentro de la organización y conocer los “márgenes de acción” que tiene la organización para llevar a cabo cambios y mejoras en sus servicios, horarios, políticas de precio, promociones, colaboraciones con terceros, paquetización de la oferta, análisis de público, etc

Como podéis imaginar, sería un auténtico lujo para un responsable de marketing de cualquier organización poder decir: sé lo que los usuarios quieren y piensan de nosotros, lo que esperan obtener de nuestra oferta y de nuestros servicios, el precio que estarían dispuestos a pagar por distintos paquetes de servicio, las barreras que hacen que no vengan más y las formas en las que desean implicarse con la organización hoy y en el futuro.

En este sentido, los espacios culturales cuentan con una gran ventaja para hacer marketing basado en el conocimiento y comportamiento de sus usuarios frente a otros sectores: “sus usuarios entran por su puertas (museo, teatro, auditorio, centro cultural) cada día”. Las oportunidades de captar datos, comprenderlos y conectar con ellos de distintas maneras son inmensamente mayores que en otros sectores.

¿Cómo aprovechar entonces esta ventaja de forma creativa y eficiente?

Hoy hacemos marketing:

  • por evento (una exposición, una obra de teatro, una presentación de un libro…),
  • tipo de eventos (artísticos, participativos, educativos, sociales)
  • conjuntos de eventos (festivales, ciclos, lanzamiento de temporada, temporada de abonos…)
  • fechas señaladas (navidades, la noche de los museos, día del teatro, etc.).

En Asimétrica, buscamos imprimir un cambio de enfoque al marketing que se hace en muchas de las organizaciones e instituciones culturales que nos encontramos. Buscamos aportar metodologías y conocimientos para que las organizaciones, además de hacer marketing por evento, comiencen a hacer marketing estratégico, basado en la comprensión del público, construyendo relaciones más sólidas, auténticas y a más largo plazo.

Los efectos de hacer las cosas así, no son únicamente de incremento de las ventas, de la lealtad de los usuarios y de la reputación, sino de robustecimiento de la misión de tu organización de forma sostenida en el entorno.

Particularmente para aquellas organizaciones públicas y sin ánimo de lucro, éste es el marketing que entendemos que deberían estar haciendo y el que nos encantaría ayudarles a hacer. Se trata de identificar y poner en práctica las oportunidades de conectar a la gente con experiencias artísticas antes, durante y después de participar en una actividad cultural.

Todos los espacios culturales que hoy están vendiendo sus entradas sin solicitar datos de quién compra en sus formularios o en los momentos de menor demanda en taquillas y puntos de información, están perdiendo la primera de las oportunidades clave para establecer esas relaciones duraderas con cada usuario. Todas las organizaciones que no están fomentando de forma decidida los canales de marketing y comunicación hacia la obtención de los datos de sus usuarios, están perdiendo una oportunidad para el cambio. Todos los espacios que para vender sus entradas obligan a rellenar al usuario cada vez el formulario de compra en su página web o a través de un agente de ticketing, están dificultando muchísimo el cambio.  Todos los espacios que no planifican y miden sus resultados están perdiendo una oportunidad clave cada año que pasa.

Asimétrica ayuda a todo el que tenga interés en dar el cambio con servicios de formación y consultoría en marketing cultural… ése cuyo enfoque no es vender entradas a un público desconocido, sino que persigue comprender al público, llegar a él  y hacer que vuelva.

Post escrito por Raúl Ramos

¿Qué te ha parecido este post? ¿Qué opinas tú sobre la relación entre marketing y cultura?

Si quieres saber más sobre nuestras sesiones de consultoría escríbenos un mail.

Deja tu comentario

Acepto la política de protección de datos de ASIMÉTRICA