Blog

UN ENCUENTRO DECISIVO. Notas sobre “Pain in the Arts” de John Tusa*

Raúl Ramos

Por

04 Sep 2015

* El presente artículo está compuesto por el conjunto de notas tomadas de la lectura del magnífico e inspirador libro de sir John Tusa, “Pain in the Arts”. Muchas frases son traducciones literales del libro, y otras son pensamientos del autor de este artículo, Raúl Ramos, a raíz de la lectura. Recomendamos la lectura (solo en inglés por ahora) del libro original. Para el autor, supuso un encuentro decisivo con su propio pensamiento y el inicio de la búsqueda de un objetivo: traer a John Tusa a España para fomentar un debate necesario.

Por fin este objetivo se ha cumplido y nos acompañará en #MarketingArtes15 con su ponencia “El camino a seguir por la cultura: siempre adelante”. No te la pierdas.

photo-1

Las artes cumplen su función en la sociedad. Hacen su trabajo.

La cultura y las artes son apreciadas, ejercidas, interpretadas y valoradas por millones de personas en todo el mundo. Personas de todas las culturas y condiciones.

La cultura no es elitista ni es un sector. Las artes no son para una minoría, aunque a veces lo parezca escuchando a muchos de los representantes e interlocutores de las propias organizaciones artísticas. Éstos construyen un argumento de las artes reduciendo su defensa a números, adoptando el lenguaje de los otros y resaltando el valor instrumental que juegan para otras políticas y sectores de la sociedad.

Debemos ser capaces de construir un caso para las artes sólido frente a los cambios en la financiación y las políticas que afectan a los artistas y a las organizaciones artísticas de hoy y del futuro. Proponemos un argumento constructivo expresando lo que queremos, no lo que está mal. Comenzar desde dentro y no pararnos ahí.

Necesitamos organizaciones artísticas y culturales públicas bien gestionadas, lideradas de forma transparente, que entiendan quiénes son y para qué son. Museos, teatros, orquestas, centros culturales, centros de producción artística, galerías, compañías nacionales y locales, festivales, bibliotecas, redes y asociaciones, capaces de ganarse la confianza y el apoyo de la sociedad y de sus representantes por lo que son y por lo que aspiran, incluso en los momentos difíciles.

Por tanto, es vital contar con organizaciones artísticas bien preparadas, que hagan buen uso de los recursos que tienen a su disposición y se mantengan fieles a su misión de presentar, revelar y ayudar a entender con la mayor calidad posible, lo excepcional en el ser humano.

Queremos organizaciones capaces de hacerse valer por lo que las artes aportan, capaces de articular una visión y de asumir riesgos. Creemos en las organizaciones artísticas que aspiran a la máxima calidad artística como motor principal para conseguir sus fines.

En muchos casos, estas organizaciones (teatros, museos, galerías, orquestas, coros, bibliotecas, centros de interpretación, cines, filmotecas, etc.) son la puerta única que muchas comunidades tienen para acceder a determinados tipos de pensamiento, conocimiento, belleza, emociones y sensaciones.

Por eso, debemos garantizar que este acceso se produzca con la mayor calidad artística y en las condiciones adecuadas. Quizás no existan muchas oportunidades para esas comunidades de acceder a ese tipo de arte a lo largo de sus vidas. Debemos hacer de ese encuentro entre artista y público un encuentro decisivo.

Pero no debemos quedarnos ahí. Queremos organizaciones artísticas a la búsqueda de proveer significado a las personas a través de experiencias artísticas, entendiendo que las personas somos diferentes y necesitamos distintos tipos de involucración y disfrute de las artes.

Por tanto, queremos organizaciones realmente abiertas a explorar con el público todas las formas posibles de implicación y mejora de la experiencia artística. A ceder el control y permitir que otros asuman riesgos y responsabilidades con ellas.

Buscamos organizaciones que persigan un verdadero desarrollo artístico en las personas y en las comunidades. Que insistan en explorar este objetivo con recursos e imaginación y mejoren continuamente gracias a una relación con el público libre, abierta y crítica.

Las organizaciones artísticas tienen ante sí una gran responsabilidad y una gran oportunidad. Necesitamos organizaciones que recojan el desafío con confianza, honestidad y apertura.

Ya hay gente que quiere cambiar las cosas de verdad. Desde otro punto de vista. Y no es que lo hecho hasta ahora haya estado mal. No hay nada de lo que avergonzarse. Hemos presentado arte de calidad con la máxima dedicación y el máximo rigor posible, hemos desarrollado programas de acceso a la cultura imaginativos y eficaces en muchísimas ocasiones, hemos resistido a la embestidas de la incertidumbre y al silencio como respuesta.

J.TUSAEstamos mejor preparados que antes. No en el mejor contexto, pero estamos mejor preparados y en formación continua. Somos conscientes, – ahora ya en primera persona -, de la fragilidad del sistema de financiación actual para establecer proyectos duraderos y transformadores. Sabemos lo que queremos hacer. Debemos esforzarnos por ganarnos el crédito cada día. Hemos de defender las artes y las organizaciones artísticas que busquen superarse. Unirnos, colaborar e incluir a todos en el debate.

Aquí, ya estamos trabajando en esa dirección con la puerta abierta y la música puesta. Y por eso creemos que no debes faltar este año a #MarketingArtes15, donde tendrás la oportunidad de conocer a John y compartir con nosotros tus ideas, experiencias y proyectos.

Te esperamos.

Deja tu comentario

Acepto la política de protección de datos de ASIMÉTRICA